TIENE 94 AÑOS, LLEGÓ A SU CIMA NÚMERO 200 Y QUIERE MÁS

La última gesta del francés Marcel Remy: escala una pared en los Alpes.

Compartir

Tiene 94 años y sigue haciendo de las suyas. Debe ser un caso inédito en el planeta. No obstante, en silencio Marcel Remy no se conforma con haber hecho cima en más de 200 veces en toda su vida. Va por más.

Esta vez, llegó al techo del Miroir de l’Argentine en los Alpes peninos, al completar una vía de unos 500 metros, 12 largos y una dificultad V+ (la máxima dificultad técnica en vías alpinas). Según consign el diario Marca, de España, cuando se le preguntó si ésta había sido la última vez, Marcel respondió con firmeza: “No sé, ya hablaremos cuando tenga 100 años”.

Apasionado del deporte aventura, Remy hasta hace 10 años practicaba esquí y snowboard. De muy chico, vivió en la montaña con sus padres, un hermano y un hermana. Su madre y su hermana, de 19 años, fallecieron por un alud que asoló la casa en la que habitaban.

Lo particular de esta escalada fue que la hizo junto con sus dos hijos, Claude (63 años) y Yves (60). “Pensé mucho en cómo prepararme”, reconoce Remy, al que alguno llaman Mad Dad por su predisposición a este tipo de retos a su edad.

 

Su pasión surgió de la influencia de su padre, que lo llevó por primera vez a la montaña en 1960. Casi seis décadas después, sus propios hijos le quisieron rendir un homenaje, pensando en escalar juntos, una vez más, esa montaña severa pero familiar. Claro que no será la última.