ENTRENAMIENTO: QUÉ ES EL MOVIMIENTO INTEGRADO (PRIMERA ENTREGA)

Justo Aón, director en capacitaciones para Latinoamérica del Institute of Human Performance University (IHP-U), ve en el entrenamiento funcional la clave para disminuir el índice de lesiones y mejorar el rendimiento.

Compartir

Aón es profesor universitario de Educación Física y preparador físico de fútbol profesional. Estudió la licenciatura de Educación Física en Estados Unidos y cursó sus estudios de rehabilitación de lesiones en el Comité Olímpico Nacional Italiano. “El maestro aparece cuando el alumno está preparado para recibirlo”, sostiene.

 

QUÉ ES EL ENTRENAMIENTO FUNCIONAL

En primer lugar, hay que tratar de describir lo que es “función”, que puede ser fácilmente definida como “el cumplimiento de un deber que se destina a una persona”, “una acción normal o características de cualquier cosa, un deber, utilidad o finalidad”. La función es cómo el cuerpo se mueve todos los días. Por lo tanto, el entrenamiento funcional debería ser el entrenamiento del cuerpo para el movimiento que está destinado a realizar todos los días, o el ejercicio que imita de cerca los movimientos nor- males del cuerpo. El entrenamiento funcional gira en torno a dos principios básicos. El primero es el de “cadenas cinéticas”, que simplemente pone de manifiesto que el cuerpo nunca mueve una sola articulación en forma aislada. Más bien, las cadenas cinéticas son una serie de articulaciones que trabajan sinérgicamente a través de múltiples planos. Los movimientos multiplanares ensayados en diversos planos, como los movimientos de un swing de golf o la misma actividad de correr, están grabados en nuestro

cerebro como patrones neurales, no como movimientos musculares aislados. Por su diseño, somos seres funcionalmente integrados y es así como debemos entrenarnos.
Hoy, todavía la mayoría de los entrenamientos están basados en ir a un gimnasio repleto de máquinas a realizar ejercicios aislados de hipertrofia, que han sido popularizados por el fisicoculturismo y sus figuras en los años setenta, y continúan siendo el modelo predominante ya que la industria ha condicionado al consumidor a buscar eso. Entonces, ¿a mayor cantidad de equipo, mejor gimnasio? En la realidad, las cosas suelen ser un poco diferentes: estamos ante un gran cambio en relación con la forma de entrenar. En las próximas dos décadas, la tendencia será ir hacia la función.