Banff

Compartir

La versión nacional celebró su decimosexta edición consecutiva, con diecisiete producciones internacionales y seis propuestas locales. Primeras paradas en San Martín de los Andes, Bariloche, Buenos Aires y Tandil; estreno de sede en Comodoro Rivadavia y próximamente arribo a Salta, Mendoza y El Calafate.
“Me siento uno más de ustedes, con las mismas sensaciones: vibro y me emociono con cada una de las películas”. De esta manera, Pancho Ibáñez abría la decimosexta edición del Banff Mountain Film Festival en Argentina, el mejor cine de aventura, que contó con diecisiete producciones internacionales y seis propuestas locales, en el marco de la 3.a Noche.
San Martín de los Andes abrió la gira del 11 al 13 de agosto en el Centro Cultural Cotesma, y del 18 al 20 Bariloche tomó la posta en el Cacique Inacayal Lake & Spa Hotel, mientras que en Tandil el Banff se hizo presente el 10 y el 11 de septiembre en el Espacio Incaa Unicen. Unos días antes, del lunes 5 al miércoles 7, Buenos Aires había pedido su turno en los cines Hoyts del Dot Baires Shopping.
“Es una gran satisfacción darles la bienvenida. Más que un trabajo, es un placer, un honor. Se van a sorprender con la calidad fílmica, la música, las experiencias y el espíritu de la montaña. Y también van a reírse, a emocionarse, a impactarse”, aseguró el conductor del programa El deporte y el hombre, quien se hizo presente por quinta vez consecutiva en el festival.
“Que los dos compartamos la misma pasión es algo especial”, sintetiza un padre en Builder, el corto de nueve minutos que repasa la unión con su hijo gracias a las pruebas y destrezas sobre una MTB. “Un viaje de fin de semana para escalar 5500 metros no es algo recomendable”, es uno de los mensajes que arroja 55 hours in Mexico en relación con todo un periplo: volar a Veracruz un viernes, escalar la tercera cumbre más alta de América del Norte y regresar a la oficina el lunes. A line across the sky, la ganadora del Premio al Mejor Film de Escalada, entregó cuarenta minutos de pura adrenalina: en febrero de 2014, luego de cinco días de intensa actividad, los escaladores Tommy Caldwell y Alex Honnold fueron los primeros en conectar las agujas Guillaumet, Mermoz, Poincenot, Rafael Juárez, Saint Exupery y de l’S, y el cerro Fitz Roy bajo las cambiantes condiciones meteorológicas de la Patagonia. El trail running se hizo presente con Kroger’s Canteen, un puesto de ayuda que simboliza la Hardrock 100, una de las carreras más duras, en la que en 2014 ganó Kilian Jor- net, con récord incluido. Una inesperada combinación entre el snowboard y el para- pente pudo verse en Degrees North, y Denali, con el surf como excusa, fue una emotiva cita que rindió honor a la amistad, a la pérdida y a la lucha por la vida.

Una nueva jornada aterrizó con la misma intensidad. “Sigue a pesar de tus miedos, pero escucha tu instinto”, resume Harald Philipp en Via Ferrata on a Mountain Bike, quien con su bici se atrevió a encarar las paredes verticales de los Dolomitas, en los Alpes italianos. Luego fue el turno de la elegida por el público como Mejor Película, Unbranded, en la que cuatro hombres y dieciséis caballos salvajes se embarcaron en un viaje de cinco mil kilómetros desde la frontera con México hasta Canadá. El fotógrafo Reuben Krabbe está decidido a captar la imagen de un esquiador frente a un eclipse de sol en Svalbard. ¿Podrá lograrlo? Habrá que ver Eclipse, la Mejor Película de Deportes de Nieve. La más destacada en Radical Reels fue para Showdown at Horseshoe Hell, una secuencia de una competencia de escalada donde el objetivo es acumular la mayor cantidad de puntos durante 24 horas. ¡Colgados hasta de noche! Para cerrar, The Important Places, ganadora del Premio al Mejor Corto, muestra la manera en la que un hijo redescubre a su padre a través de un viaje en kayak y balsas por el río Colorado.
Y así, los espectaculares films continuarán el 1.o y el 2 de octubre en una nueva sede, el Cine Teatro Español de Comodoro Rivadavia, y tocarán suelo mendocino del 20 al 22, como siempre, en La Nave Cultural. Del 31 de octubre al 1.o de noviembre, el Centro Cultural América de Salta estrenará presencia, mientras que el museo del Hielo Patagónico Glaciarium, en El Calafate, cerrará la gira del 18 al 20 de noviembre.

UNA BUENA PREVIA 

“En la Argentina, horas antes del programa oficial, exploradores y aventureros compartirán sus inspiradoras experiencias junto al público”, anunciaba la web del Banff. Y así fue como el lunes 5 de septiembre Isabel Suppé resumió su vivencia con las palabras “una bicicleta, un par de muletas, 30 dólares y el anhelo de recorrer un continente”. Y el miércoles 7, Tommy Heinrich hizo lo propio con la Expedición Argentina Polo Norte 2016.
“A vos te chifla el moño”, fue lo primero que se escuchó en la primera conferencia. Isabel, montañista alemana, aunque argentina por adopción, inauguró así la historia que comenzó con su accidente ocurrido mientras escalaba en la cordillera boliviana,“un gran amor de hielo azul y de roca que me quitó la posibilidad de caminar”. Una caída de 400 metros la llevó a trece cirugías durante dos años, y cuando los médicos le daban “de todo menos esperanzas”, apareció la posibilidad de realizarse un tras- plante de articulación en Estados Unidos. Incapaz de caminar y acompañada de su bicicleta Rocinante y de un par de muletas, atravesó el país desde San Francisco hasta Nueva York: tres meses, unos cinco mil kilómetros, con solo 30 dólares en su bolsillo. “Cruzando América, necesito sponsor”, decía un cartel que le habían puesto sobre su bici, una invitación que se encontró con donaciones y con la hospitalidad de mucha gente. “En Nevada, hay muchos pueblos fantasmas, y un gran problema puede ser la deshidratación, además de la intensidad del viento. En el Parque Nacional de las Montañas Rocosas, por una cuestión de costos, quise dormir en un baño amplio; a la noche se intensificó el olor, pero no pude salir por la presencia de un oso”, repasó Suppé. “Uno de los lugares que más me gustó fue Boulder, un parque de diversiones para cualquier escalador. En Michigan, tuve que vestirme con colores flúor, ya que los cazadores muchas veces te confunden con los animales”, agregó.
“Después de tanto viaje, no podía dejar de sacarles fotos a las camas, a las duchas y a las comidas. Sin embargo, más allá del cansancio, de los dolores y de las dificultades, las historias, los lugares y la gente te motivan a seguir adelante”, sentenció, con respecto a la increíble experiencia que concluyó en el Museo de Arte Moderno de Nueva York, junto a la obra de Van Gogh, que también lleva el título de su primer libro: Noche estrellada.
“Somos 40 millones de argentinos los que llevamos la bandera nacional en favor de la salud de nuestro planeta”, afirmó el general Mauricio Fernández Funes, director de la expedición que recorrió 111 kilómetros sobre esquíes durante 10 días para llegar al Polo Norte. Luis Cataldo, Víctor Figueroa, Tommy Heinrich y el propio Mauricio Fernández Funes fueron los protagonistas de una imperdible charla que apuntó a “la voluntad de las personas y las naciones de no lastimar nuestra ‘casa común’”.
El aspecto que más destacaron fue el de haber conformado un equipo. “Nos integramos perfectamente; todos nos sentimos acompañados y apoyados por los demás. Hubo una colaboración constante y siempre avanzamos juntos”, dijo Heinrich, con las espectaculares imágenes que tomó como telón de fondo.
La preparación física también fue un punto fundamental, ya que “al estar tanto tiempo bajo el sol, este no calienta ni seca. Eran siete u ocho horas de marcha, así que era importante no deshidratarse, mantener la temperatura corporal y consumir la cantidad de calorías adecuadas”. Más allá de los recaudos, los integrantes volvieron con entre tres y cinco kilos menos.
¿Otros recuerdos? “Cuando el helicóptero que nos llevó desde la base rusa Barneo partió, tuvimos una sensación extraña de vacío: alrededor solo había hielo”, describió Tommy. “Los trineos pesaban, en promedio, 50 kilos, pero no eran una carga, sino un sustento de vida”, resaltó.
“Estuve en el Everest y en el K2, entre otras montañas, pero el Polo Norte fue algo muy especial”, dejó en claro el primer argentino en subir a la montaña más alta del planeta. Pero si algo quedó más claro aún es que “no hay obstáculos cuando existe la voluntad”.
Notoriamente, dos oportunidades para seguir colaborando con la Asociación Civil de Padrinos y Alumnos de Escuelas Rurales (APAER), ya que las entradas fueron canjeadas por cajas de leche en polvo y útiles escolares.

LA 3.a NOCHE

Hubo mucha expectativa y una gran convocatoria en la última jornada del festival, donde los films con sello nacional brillaron y se unieron al ritmo de los aplausos. “Mucha acción, riesgo, celebración y variedad de lugares increíbles. ¡Ojalá lo disfruten tanto como nosotros cuando lo produjimos!”, anticipaba Santiago Lo Greco. “El Banff es inspirador y acerca”, resumía Mariano Curiel. Jean Maggi subrayaba estar “infinitamente agradecido por la oportunidad de compartir el documental”, y Juan Stadler indicaba que “es un honor poder participar”. “Es una ventana al mundo de los aventureros y amantes de la vida, un lugar de encuentro en el que se habla el mismo idioma”, decía Jorge Crescitelli. Y Noel Martínez de Aguirre concluía que Viaje de cristal fue la experiencia más satisfactoria de su carrera como realizador.