ALIMENTACIÓN PARA TREKKING (ÚLTIMA ENTREGA)

La continuidad en el tiempo de este tipo de actividad física exige que vayamos reponiendo la energía que se va consumiendo. Consejos prácticos.

Compartir

PARA TENER EN CUENTA

  • Llevar los alimentos en bolsitas herméticas y elegir los más livianos.
  • Tomar líquido, sobre todo agua, durante el día y cuando tengamos sed, sin olvidar que esta señal funciona como un mecanismo tardío. Es decir cuando uno tiene sed, significa que ya está deshidratado. Lo ideal es estar bien hidratado (que la orina sea clara)

Consejos para los que hacen trekking saliendo desde un punto fijo, una cabaña o el camping

Para excursiones de un solo día, el desayuno se ingiere antes de salir, y pese a que se recomienda evitar peso en la mochila, se deben llevar estos alimentos:

  • Leche, queso o yogur
  • Pan (mejor si es integral) y mermelada.
  • Frutas frescas o en jugo, con su pulpa.

Si se trata de una travesía que arranca muy temprano, es conveniente almorzar bien. La comida debe ser rica en hidratos de carbono. Por ejemplo, una ensalada de arroz con tomate, pepino, queso y atún resulta muy completa y liviana. De postre, una fruta o una barrida de cereal. Si por la noche se vuelve a la cabaña, la alimentación será completa y equilibrada, e incluirá lo que no consumimos en todo el día.

En las excursiones de dos días, la primera jornada de marcha exigirá ingerir un desayuno igual al que se ingiere para las excursiones de un día, mientras que para la segunda jornada será necesario un desayuno abundante. Luego, durante el camino, se debe ingerir una barrida de cereales a media mañana. La cena puede incluir sopas de fideos, guisos de verduras, lentejas, etcétera.

Para excursiones más extensas, hay que saber lograr un equilibrio en los alimentos y una abundancia en hidratos de carbono y proteínas.